apatía

Apatía cuando la desmotivación y el agotamiento nos atrapan

Inicialmente, el significado de la palabra “apatía” implicaba un estado muy útil y positivo de la personalidad. Este término, tomado de los antiguos griegos – seguidor de la constancia (apatheia – inmodestia), se usa para denotar la capacidad del sabio para vivir una vida en la que no hay pasión antimoral ni influencia negativa. 

Es un estado de una forma estoica de pensar y actuar cuando uno no experimenta la alegría y el sufrimiento de los fenómenos que causan tales sentimientos en la vida humana ordinaria.

¿Qué es la apatía? Apatía cuando la desmotivación y el agotamiento nos atrapan

apatía

De hecho, la apatía resultante contra la vida es una especie de palanca del sistema nervioso que se utiliza para proteger y salvar el alma del estrés acumulado, advirtiendo sobre el agotamiento de los recursos del cuerpo. Un estado de indiferencia surge durante el período en que, bajo la influencia de factores psico-traumáticos, las reservas de energía mental se agotan. El escape de eventos reales es una consecuencia de la excitación prolongada del sistema nervioso central: para estabilizar el trabajo del cuerpo, el cerebro comienza un proceso de inhibición de funciones. Estos mecanismos naturales están diseñados para prevenir el agotamiento de los recursos mentales. Es el “escudo” especial del cuerpo en el que se puede confiar de la tensión nerviosa excesiva.

Sin embargo, en muchas personas, la apatía no es un fenómeno aislado y de corta duración, sino que tiene una personalidad durante mucho tiempo, hace un cambio de carácter, se convierte en una especie de propiedad personal. La apatía social en forma de pasividad y falta de iniciativa puede caracterizar al individuo en determinadas etapas de desarrollo, manifestándose en baja actividad profesional y en inercia social.

Síntomas de apatía 

Una persona que se encuentra en un estado de apatía se puede distinguir fácilmente de las demás, porque los síntomas de esta anomalía son claramente visibles externamente. La esencia principal de la apatía es la total indiferencia hacia lo que está sucediendo, que se manifiesta en una marcada disminución de la actividad vital. Una persona pierde interés en los pasatiempos, no realiza actividades favoritas anteriores, reduce la cantidad de contactos con amigos. El interés de una persona desaparece no solo en los eventos felices, sino que no muestra ninguna reacción a los fenómenos que normalmente causan disgusto o enojo.

la apatía

La pose de la persona apática es estática, como muerta, con la cabeza baja, los ojos apagados. El síntoma visual de la apatía es la desaparición de una reacción facial a varios fenómenos. Ni la simpatía, ni la antipatía, ni la tristeza o la felicidad no se reflejan en el rostro de una persona. El discurso del sujeto carece de modulación emocional. La narrativa sigue la pista de notas indiferentes en relación con todos los objetos de la realidad.

Un signo de apatía, visible a simple vista: la desaparición de la reacción autónoma al evento, es decir, la cara de la persona no se pone roja y no palidece si el individuo es testigo de una situación objetivamente perturbadora. También hay una escasez significativa de movimientos, la ausencia de movimientos espontáneos.

Puede haber signos de descuido e impureza, hasta el punto de descuidar por completo las medidas de higiene personal. Muchas personas apáticas observan actos obsesivos que no tienen sentido, por ejemplo: golpear la mesa con los dedos, sacudir rítmicamente los pies, frotándose las manos, mirándose las manos durante mucho tiempo.

Causas de la apatía

La apatía es un síntoma que puede indicar una enfermedad a nivel mental, neurológico, somático. Sin embargo, está no es la causa más común.

Muy a menudo, la causa de la apatía es la ingesta de ciertos medicamentos, incluidos los sedantes benzodiazepínicos, hipnóticos, antidepresivos tricíclicos, antibióticos y anticonceptivos orales. Por lo tanto, si se producen fatiga, somnolencia, debilidad e indiferencia durante el uso de ciertos medicamentos, es necesario consultar a un médico para cambiar los medicamentos.

Un grupo de psicólogos cree que la causa de la apatía es el resultado de experiencias de personalidad excesivas, y su tarea es reducir la intensidad de las manifestaciones del entorno emocional. Dado que el proceso de experimentar emociones está asociado con un gasto significativo de energía mental, todos tenemos momentos en los que los recursos del cuerpo no son suficientes para las reacciones emocionales. 

En resumen, algunos expertos afirman que, la apatía es una especie de “interruptor” de la esfera sensorial para trabajar en un modo de ahorro de energía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!